lunes, 8 de mayo de 2017

Que me casoooooo



Pues eso: que el próximo viernes nos casamos. Puro trámite y papeleo burocrático porque después de 14 años juntos, 7 de convivencia y un hijo... sólo es una firma. Ni fiestas, ni convites, ni bodorrios, día tranquilo en la intimidad de los menos de 10 asistentes (incluídos nosotros mismos y nuestro vikingo).

Siempre tuve (tuvimos) muy claro que si algún día nos casábamos iba a ser así, puesto que los dos aborrecemos abiertamente las bodas, no tenía  sentido hacer una con todo el pack. Pero sí había una cosa (la única) que tenía muy clara: daba igual dónde y cómo fuera la boda. yo iba a llevar un chal hecho a mano por mí. Y ese chal tenía que ser el Laminaria, para mí el más bonito de los chales que he visto en mi vida.

Tanto reservándome este auto-regalito de boda y al final no pudo ser, lo que nos enseña que si quieres tejer algo lo tejes y si acaso ya lo estrenarás en la ocasión que desees. Cuando tuvimos la fecha reservada, era tan  justa que me di cuenta de que si quería seguir atendiendo el trabajo y mi familia y llevar el chal Laminaria debería renunciar a dormir por las noches, y eso no me apetecía nada.

Me dolió mucho renunciar  a la única cosa que de verdad me hacía ilusión de mi boda, pero para mí fue una liberación. Sólo es un chal, ya me pondré alguno e los que tengo, sólo es una firmita y no pasa nada. Pero tenía que redimirme de alguna manera, tenía que llevar algo tejido especialmente para la ocasión, y ese algo fue el porta-alianzas.

Voilà:



Necesitaba algo práctico para que el vikingo las pudiera llevar sin tirarlas, busqué inspiración por internet y de varias ideas acabé haciendo esto con unos restos de alpaca y un lazo de organza. El patrón es el inicio del chal Mandala, que tiene una construcción que llaman "pi" (no sé por qué), la cual empieza desde el centro y va creciendo, quedando la forma de un círculo. Tejí hasta un poco menos de la circunferencia del bastidor (al bloquear sobró un poco pero me da igual), le puse algunas bolitas (que si lo sé me lo ahorro porque no lucen), lo bloqueé, le até los anillos y hala, una cosa menos de la que preocuparse.



Qué asombro me produce la gente que monta bodorrios a lo grande cuidando hasta el más milimétrico detalle, lo leo por internet e hiperventilo sólo de imaginármelo, yo con cuatro detalles que quiero hacer ya se me está haciendo una montaña. Qué estrés!

Detalles, aquí.

4 comentarios:

  1. El porta alianzas es una preciosidad!
    Y yo tampoco comprendo como alguien puede organizar una boda con todos sus perejiles y no volverse loco en el intento... nosotros nos casamos el verano pasado (con una comitiva total de 4 personas, lo hicimos "a escondidas") y lo único típico de boda fueron las alianzas y buscar un hotel para pasar la noche... y en fin, de los nervios!
    Y una vez más, enhorabuena!
    PD. Con cualquier chal que te lleves irás guapísima, y lo mismo puedes ir pensando en tejer el laminaria para el año que viene, cuando celebréis 15 años juntos <3

    ResponderEliminar
  2. ¡Muchas felicidades! Todas las bodas se merecen una felicitación, sea una firma o un festorro por todo lo alto. ;-) A mí también me hubiera gustado casarme a tu estilo pero al final no pudo ser, así que espero que sea un día del que guardes un buen recuerdo en el futuro.
    Estoy de acuerdo con Miso, el porta alianzas es una monada (nunca había visto uno igual) y el chal siempre te lo puedes tejer para celebrar un aniversario especial. Los anillos son una pasada, por cierto.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  3. Muchas felicidades, espero hayan disfrutado mucho!!!!
    El porta alianzas es muy hermoso.
    Bendiciones...

    ResponderEliminar
  4. No sé si felicitarte... o no... ;P
    Vaaaaaaale... que sí... que felicidades y todas esa cosas... Eso sí, el porta-alianzas me requeteencanta!!!!!!! :))

    ResponderEliminar

Haz tu chocomentario!